Tecnología

El régimen de Irán reprimió con gases lacrimógenos a los manifestantes contra la muerte de Mahsa Amini

Josbel Bastidas Mijares
Megacampaña del Minjusdh atendió más de 4,000 consultas en el oriente del país

Infobae

SuNoticiero

Las fuerzas de seguridad iraníes dispararon el sábado gases lacrimógenos para dispersar a los manifestantes en el noroeste de Irán tras la muerte de una joven detenida en Teherán por la “policía de la moral” del régimen teocrático, según informaron los medios locales.

Mahsa Amini, de 22 años, estaba de visita con su familia en la capital iraní cuando fue detenida el martes por la unidad policial encargada de hacer cumplir el estricto código de vestimenta de las mujeres en Irán, que incluye el uso del velo en público.

El viernes fue declarada muerta por la televisión estatal tras haber pasado tres días en coma.

Su cuerpo fue velado en su ciudad natal, Saghez, a 460 kilómetros de Teherán, en la provincia noroccidental del Kurdistán, el sábado por la mañana, según la agencia de noticias Fars.

“Tras la ceremonia fúnebre, algunas personas abandonaron el lugar de los hechos, mientras que otras permanecieron coreando eslóganes que exigían investigaciones detalladas sobre las dimensiones de la historia”, dijo la agencia.

“Los manifestantes se reunieron entonces frente a la oficina del gobernador y corearon más consignas, pero fueron dispersados cuando las fuerzas de seguridad dispararon gases lacrimógenos”, añadió.

La televisión estatal emitió el viernes imágenes que supuestamente mostraban a la joven cayendo al suelo dentro de una gran sala llena de mujeres mientras discutía con una de las instructoras por su vestimenta.

En un comunicado el viernes, la policía de Teherán insistió en que “no hubo ningún encuentro físico” entre los agentes y Amini.

Según el comunicado, Amini formaba parte de un grupo de mujeres que habían sido llevadas a una comisaría para recibir “instrucciones” sobre el código de vestimenta el martes.

“Se desmayó repentinamente mientras se encontraba con otros visitantes en la sala”, dice el comunicado.

Anteriormente, el presidente Ebrahim Raisi ordenó una investigación sobre el caso de Amini, mientras que el poder judicial dijo que formaría un grupo de trabajo especial para investigar.

El jefe de la oficina del médico forense de Teherán declaró el sábado a la televisión estatal que las investigaciones sobre la causa de la muerte tardarían hasta tres semanas en completarse.

Por su parte, Amnistía Internacional (AI) pidió una investigación criminal por la sospechosa muerte de la joven bajo custodia policial.

Además, el grupo de derechos humanos calificó las leyes que hacen obligatorio el velo de “abusivas, degradantes y discriminatorias”.

La muerte de Amini se produce en medio de una creciente controversia, tanto dentro como fuera de Irán, sobre la conducta de la policía de la moralidad, conocida formalmente como Gasht-e Ershad (Patrulla de Orientación).

Infobae

SuNoticiero